abogado

DIVORCIO ANTE NOTARIO: REQUISITOS Y PROCEDIMIENTO.

Para el divorcio la vía común era la vía judicial, pero con la ley 15/2015, de  2 de julio de Jurisdicción Voluntaria  se recoge  como otra forma de disolución matrimonial  la vía ante notario.

Ahora bien, se puede hacer  tramitar el divorcio ante notario siempre y cuando se reúna una serie de requisitos, en caso contrario se tendría que acudir a la vía judicial. 

Los requisitos para solicitar el divorcio ante notario son:

  1. MUTUO ACUERDO. El divorcio tiene que ser  solicitado de común acuerdo entre los  cónyuges. Si uno no está de acuerdo en divorciarse, ya no sería de mutuo acuerdo, por lo que no podría hacerse notarialmente. 

  2.  LLEVAR MAS DE  TRES MESES CASADO.  Desde la celebración del matrimonio hasta la decisión de divorciase haya transcurrido  más de tres meses.

  3. NO HAYA HIJOS MENORES DE EDAD O CON LA CAPACIDAD MODIFICADA.  Si del matrimonio existen hijos pero éstos fueran mayores de edad, se reúne los requisitos y podría optarse al divorcio ante notario.

     Una vez, reunido todos  los requisitos mencionados se podrá optar por acudir a NOTARÍA Y  DISOLVER EL MATRIMONIO.  

En notaria se iniciará un EXPEDIENTE, donde los cónyuges  deberán prestar la voluntad de divorciarse y presentar el convenio Regulador.  Ambos acudirán personalmente el día fijado a la firma de la escritura. Para ese acto no cabe representación por poderes.

 Igualmente a la firma también acudirán los hijos mayores de edad que sigan conviviendo con los cónyuges. Posteriormente, el notario valorará el convenio y se procederá  la firma del divorcio.  En el caso de que el notario se percatase que dicho convenio fuera perjudicial para alguno, no estimará el expediente y procederá a darlo por finalizado, debiendo las partes acudir a la vía judicial.

Por último, el Notario comunicará al Registro Civil la disolución del matrimonio para su inscripción en el registro.

En este procedimiento es OBLIGATORIO acudir con ABOGADO, ya que será quien se encargue de redactar el convenio regulador  y firmar posteriormente en la escritura del divorcio junto a los interesados.

Para cualquier consulta, no dude en contactarnos a través de nuestra pagina Web: www.bemaat.com

 


 

¿DENUNCIA, QUERELLA Y DEMANDA?

Es muy frecuente oír en distintos ámbitos hablar de denuncias, querellas y demandas como si fueran lo mismo pero hay que decir que son conceptos totalmente diferentes y no deben ser utilizados como sinónimos.

En primer lugar y para diferenciarlos  hay que mencionar que la vía judicial en la que se actúa es distinta. Las denuncias y querellas sólo  concurren en la vía penal, mientras que las demandas se tramitan ante la jurisdicción civil. No obstante, indicar que también existen las demandas laborales y contenciosas administrativas en los órdenes jurisdiccionales de lo social y administrativo respectivamente.

En segundo lugar para las denuncias no es necesario abogado y procurador, ya que la persona denunciante lo que hace es poner en conocimiento de las autoridades unos hechos, que o bien ha presenciado o ha tenido conocimiento, que pudieran ser constitutivos de delito. Esa persona que denuncia en un principio sería un mero testigo y no adquiere la condición de parte del procedimiento. No obstante, pudiera adquirir la condición de  parte como acusación particular si se personara en el procedimiento como tal.  Las denuncias pueden hacerse de forma verbal o escrita ante la autoridad correspondiente.

En relación a la querella, ésta  se tramita únicamente por los trámites de un procedimiento penal. La querella hay que diferenciarla de la denuncia porque las querellas se presentarán siempre  por medio de procurador con poder bastante y suscrito por abogado. En  estos casos aquí el querellante sí adquiere directamente la condición de parte en el procedimiento pero podrá apartarse de la querella en cualquier tiempo, quedando, sin embargo, sujetos a las responsabilidades  que pudieran resultarle por sus actos anteriores.

Para las demandas generalmente es necesario ir con abogado y procurador, salvo en determinados procedimientos donde no se supere una determinada cuantía que podrán ir sin estos profesionales. Por ejemplo, un procedimiento de divorcio o un desahucio  estaríamos ante un procedimiento civil y es obligatorio ir acompañado de abogado y procurador. En caso contrario, la petición solicitada no sería admitida por el juzgado al no reunir los requisitos de la Ley. A diferencia de la denuncia, la demanda deberá presentarse siempre por escrito y se expondrán por un lado los hechos enumerados y por otro los fundamentos de derecho sobre el fondo planteado y  por último se fijará con precisión lo que se pida. 

No obstante, en cualquier situación en la que nos podamos encontrar vulnerables es recomendable ir acompañado de un profesional que nos pueda aconsejar.

Para más información o consulta no dude en ponerse en contacto con  nosotros a través de la página www.bemaat.com