La Tutela: Las obligaciones del tutor

Para  garantizar el bienestar del tutelado el tutor  está obligado a :

  • 1.º A procurarle alimentos.
  • 2.º A educar al menor y procurarle una formación integral.
  • 3.º A promover la adquisición o recuperación de la capacidad del tutelado y su mejor inserción en la sociedad.
  • 4.º A informar al Juez anualmente sobre la situación del menor o incapacitado y rendirle cuenta anual de su administración.

            Además de la rendición de cuenta anual de su administración y en relación con ésta, el tutor está obligado a hacer inventario de los bienes del tutelado dentro del plazo de sesenta días, a contar de aquél en que hubiese tomado posesión de su cargo. No obstante, dicho plazo podrá verse prorrogado si concurriese alguna causa para ello.

No hay que olvidar que el tutor único está obligado a ejercer dicha administración con la diligencia de un buen padre de familia.

 

¿El tutor puede actuar en nombre del tutelado sin autorización judicial?  no en todos los supuesto. Hay determinados casos regulados en la ley en las que el tutor necesita la autorización judicial :

  • 1.º Para internar al tutelado en un establecimiento de salud mental o de educación o formación especial.
  • 2.º Para enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios de los menores o incapacitados, o celebrar contratos o realizar actos que tengan carácter dispositivo y sean susceptibles de inscripción. Se exceptúa la venta del derecho de suscripción preferente de acciones.
  • 3.º Para renunciar derechos, así como transigir o someter a arbitraje cuestiones en que el tutelado estuviese interesado.
  • 4.º Para aceptar sin beneficio de inventario cualquier herencia, o para repudiar ésta o las liberalidades.
  • 5.º Para hacer gastos extraordinarios en los bienes.
  • 6.º Para entablar demanda en nombre de los sujetos a tutela, salvo en los asuntos urgentes o de escasa cuantía.
  • 7.º Para ceder bienes en arrendamiento por tiempo superior a seis años.
  • 8.º Para dar y tomar dinero a préstamo.
  • 9.º Para disponer a título gratuito de bienes o derechos del tutelado.
  • 10. Para ceder a terceros los créditos que el tutelado tenga contra él, o adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

Ahora bien, no necesitarán autorización judicial para los casos de partición de herencia ni la división de cosa común realizadas por el tutor, pero una vez practicadas requerirán aprobación judicial.

             Si tiene alguna duda o necesita instar un procedimiento judicial de incapacitación no dude en contactar con nuestro Despacho  y estaremos encantados de ayudarle.